Estudiante de la IECOV, sede Costa azul, ocupa segundo puesto en concurso de cuento en la biblioteca del Centro de Convivencia

Para conmemorar el 23 de abril, día del idioma, La biblioteca del Centro de convivencia organizó, con el apoyo de la alcaldía municipal, un concurso de cuentos en el que participaron muchos niños y niñas de las Instituciones Educativa de Magangué.

En este concurso participó la niña Alejandra Ruz Navarro, del grado Tercero de la Sede Costa Azul, con el seudónimo "La Mona", del cual ocupó el segundo puesto con el cuento " El tesoro de Dios", que nos habla de la fe de un niño y de un milagro de Dios.

Alejandra tiene 8 años y demuestra ser una buena escritora de cuentos. Este es un ejemplo del talento de nuestros estudiantes. Alejandra ha dejado en alto el nombre de nuestra querida Institución.

Felicitaciones, por este logro alcanzado.

Ahora lee el cuento.

 

 

El tesoro de Dios.
Segundo puesto en concurso de cuentos Biblioteca Pública de Magangué.

Carlitos era un niño muy alegre y trabajador todas las mañanas se levantaba muy temprano a regar sus plantas que tenía en el patio de su casa, después se iba muy alegre para la escuela, cuando llegaba de la escuela ayudaba a su mamá a recoger agua de un pozo muy lejano porque no había agua en su casa ya que ese pueblo no llegaba agua a la tubería. Carlitos soñaba que sus plantas crecieran rápidamente porque quería que fueran unos árboles grandes y fuertes para que lo protegiera del sol y el calor.

Una mañana fue a buscar agua al pozo, pero, se llevó una sorpresa; el pozo no lloraba agua y todos en el pueblo estaban muy tristes porque no había agua.

Pasaron muchos días y las plantas estaban marchitas y se estaban muriendo, Carlitos estaba muy triste, lloraba mucho; todos en el pueblo se fueron para otros lugares, pero los padres de Carlitos eran muy pobres y no tenían para irse a otro lugar, ni para comer; arrodillado le pidió a Dios que lloviera para que sus plantas vivieran y así Dios le concedió el milagro enviando un fuerte aguacero.

Todas las demás personas regresaron al pueblo y a sus casas de nuevo, el pozo volvió a tener agua.

Sólo la familia de Carlitos tuvo fe y se quedó allí todo el tiempo y Carlitos siempre le oraba a Dios para que nunca faltara el agua.

Una mañana despertó Carlitos asustado porque escuchaba truenos y relámpagos, salió corriendo a la calle y vio que estaba lloviendo se dio cuenta que caían con la lluvia muchas monedas de oro, salió corriendo hacia su casa y trajo un balde y una sombrilla para proteger su cabeza de las monedas que caían del cielo.

Recogió muchas monedas y estaba muy feliz porque había llovido y le mostro a sus padres todo el tesoro que había mandado Dios.

Al día siguiente fue a buscar a las demás personas del pueblo y les dio muchas monedas de oro y construyeron el acueducto nuevo y ya nunca más pasaron necesidades de agua y las plantas de Carlitos crecieron y eran arboles muy hermosos y desde entonces el pueblo se llamó EL TESORO DE DIOS.

Institución Educativa Comunal de Versalles - Magangué, Bolívar - Colombia
Email: web.iecov@gmail.com - 2010 - Todos los derechos reservados
Diseño y administración Sitio Web: Jair de Jesús Acosta Núñez - jairacostanunez@hotmail.com